martes, 9 de septiembre de 2008

Adrenalina en El Jehba

La primera etapa de la ruta transcurría junto a un Oued encantador, un poquito de neblina, sol, verde, aire templado... A esas alturas, me daba mucha pena abandonar ChefChauen, pero la idea era ir de nuevo hacia la costa, después de todo, teníamos una misión que cumplir!
Nos alejamos de la Ciudad Azul bordeando un inmenso valle muy fértil donde crecen "esas" plantaciones verde clarito que tango me gustan. La salida hacia el mar atravesaba una garganta profunda, con perdón. Realmente impresionante. Olvídate del desierto, eso es en el sur! Lo conseguimos, llegamos a la costa sin mojarnos!! Si, no cabe duda, es la costa, aunque lleven trajes largos. Lo ví en varios sitios, los números pintados en la pared, no sé. Todavía me sorprendían estas cosas: cómo que una señal de estrechamiento de la carretera si no hay carretera que estrechar??? A mí me derrapó un par de veces. A él una. Buscamos y buscamos. En una de las 800.000 paradas que hacemos dejamos flipados a los oriundos con esta estampa sin comentarios.Grandes playas (yo miraba la fortaleza de esa espalda) Minaretes, ya sabes. La carretera que bordea la playa, íbamos buscando alojamiento prácticamente en cada pueblo que pasábamos, pero de nuevo, los tamaños de los puntos en el mapa no coinciden con los de las poblaciones en la realidad. Es increíble, en apenas 80 kilómetros pasas de los puertos de montaña al nivel del mar. Tengo que reconocer que cuando me entraba hambre de comida perdía un poco la fé. En uno de los dos tugurios donde se puede comer allí encontramos conversación muy agradable con los mayores de la zona, que saben español y nos cuentan que la lluvia hace que no haya buena pesca y que en el Jehba hay muchas cosas por hacer y pocas ganas de hacerlas. También hay este mapa donde España desaparece:
Nos invitan a cenar, compartiendo el mismo tazón de harira y pescado con las manos al terminar el ayuno de ramadán, es entonces cuando se empiezan a hacer negocios a nuestra vista...
¿para que estas planeadoras? Aquella noche cenamos dos veces, la segunda, chipirones recién pescados y la receta especial de tomates pasados por la sartén. Más buenos!!! Después sólo puedo decir que la adrenalina del día, con despeñamiento incluído al subir a la casa que alquilamos esa noche para nosotros solos, no fué nada comparada con la de la noche, ésa en la que comenzó todo...

2 comentarios:

creativo dijo...

Los numeritos en las paredes son zonas para propaganda electoral. Cada partido tiene un número asignado, y en zonas diferentes de la ciudad tiene su sitio para pegar sus carteles.

En Marruecos no permiten pegar carteles electorales en cualquier parte sin autorización.

A.K.A. dijo...

Gracias, creativo! A mí me hizo falta un año más para aprenderlo. Fue en Marrakech, donde los símbolos dibujados eran mucho más reconocibles que los que identificaban a los partidos en zonas más apartadas. De hecho, había uno parecido al del Psoe con la rosa.